Inés Ballesteros - Psicóloga en Tenerife

La culpa una trampa que nos encadena al sufrimiento.

La culpa es un estado que generamos de manera inconsciente, que nos lastima, nos merma, nos coloca en una situación de indefensión que termina por minar nuestra capacidad de hacer.

Supongo que para nadie es desconocido el sentimiento de culpa, ya que a lo largo del día nos sentimos culpables por innumerables cosas «por comer mucho», «por tomar un respiro», «por dormir hasta tarde»…, detrás de tanta culpa hay mucha exigencia, y detrás de tanta exigencia ¿que hay?. La espiral de la Culpa.espiral de la culpaLa Culpa viene de la mano de la exigencia, de no cumplir con los «debería de» o los «tengo que», lo que nos lleva a sentir que hemos hecho algo equivocadamente terminando, por sentir un profundo malestar.

Errores cometemos y negarlo sería mirar hacia otro lado, pero si frente a esos errores mantenemos una actitud de observador y desde ahí simplemente nos culpabilizamos  entonces entramos en la espiral de la culpa: «que mala persona soy», «que metedura de pata», «he decepcionado»…

La espiral de la culpa es un abismo en el que no hay salida, todo se oscurece y terminamos por adoptar una actitud víctima de «pobre de mi«, donde la culpa  busca generar compasión en los demás para obtener un perdón.

Esta actitud solo conseguirá un alivio momentáneo, una sensación de liberación de la carga que durará poco y siempre dependerá de los demás, por lo que generamos estados de dependencia que nos restan libertad.

Soltar la Culpa, avanzar sin miedo.

Cadena de la culpaLa Culpa se puede transformar en una acción, y esa acción nos permitirá liberarnos, avanzar y crecer como personas sin tener que depender de la compasión de los demás.

Asumir la responsabilidad de lo que hemos hecho y  reparar es el primer paso para salir de la espiral de la culpa.

En mi profesión como psicóloga trabajo el cambio de la Culpa a la Responsabilidad haciendo hincapié en modificar la manera expresarnos , cambiar  «me siento culpable de…» por «me siento responsable de…»  ya que solo desde ahí empezamos a tomar protagonismo en  el proceso de cambio para soltar la culpa.

Aprender a vivir sin Culpa.

vivir sin culpaAprender a vivir sin culpa supone poner en marcha una serie de estrategias a las que no estamos acostumbrados.

Revisar los mensajes que desde la infancia recibimos de quienes nos han educado y hemos introyectado sin cuestionar, es un aspecto que como psicóloga abordo por la gran carga que tiene en como nos desenvolvemos en la vida adulta.

Igualmente realizo y acompaño en el trabajo de crecimiento personal para aprender a perdonarnos por los errores, darnos permiso a no ser perfectos,  bajar la exigencia que afecta al bienestar, responsabilizarnos de los pensamientos. acciones y emociones propios, en definitiva ayudo a recorrer el camino liberando cargas y entre ellas ocupa un lugar especial la Culpa.

Un cuento que retrata todo lo comentado en el post es  «Cuentos para recordar: La Responsabilidad y La Culpa» , donde se reconocen fácilmente mensajes y actitudes que forman parte de nuestro repertorio conductual.

Quienes se identifiquen con lo que han leído y quieren comentar al respecto, me encantaría conocer su opinión, experiencia o cualquier aportación que sea de utilidad para los que atraviesan por situaciones semejantes.

 

Aviso cookies

Este sitio web utiliza cookies, tanto propias como de terceros, para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso..

ACEPTO MÁS INFORMACION

ACEPTAR
Aviso de cookies