Notice: Trying to access array offset on value of type bool in /var/www/vhosts/psicologatenerife.com/web/wp-content/themes/Divi/includes/builder/functions.php on line 876
Ansiedad: El monstruo que viene a verme . | Inés Ballesteros - Psicóloga en Tenerife
Warning: A non-numeric value encountered in /var/www/vhosts/psicologatenerife.com/web/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5806

Inés Ballesteros - Psicóloga en Tenerife

  info@inesballesteros.es

La Ansiedad se ha convertido en una realidad presente en el día a día,

con forma de monstruo, que llega a invalidar a quienes la padecen,

sin ser conscientes de como es invitada a venir.

En mi consulta de Psicología trabajo a diario con personas que sufren por ansiedad, algo que no deja de sorprenderme, cuando tras la primera sesión, vemos la manera en que se ha construido el día a día, el manejo de los pensamientos, las expectativas…, la falta de presencia en el único tiempo cierto en que vivimos que es el Presente.

Psicóloga Tenerife. Ansiedad Corporal. Expresión

Psicóloga Tenerife. Ansiedad Corporal. Ilustración Mai Medina.

Gran parte de la ansiedad que lleva a pedir ayuda es aquella que se visibiliza a través de un síntoma: ahogo, taquicardia, alteración en el patrón del sueño, desmotivación, irritabilidad, angustia …un sinfín de síntomas que nos están dando pistas de que algo «no va bien».

Lejos de escucharlos, tendemos a hacer uso del fármaco que nos alivie ese malestar, para poder «seguir» hacia delante, no siendo conscientes de que aquello que » no va bien» no se está atendiendo, se está ocultando.

No se ustedes, pero cuando yo oculto algo, no deja de existir, y probablemente a más quiera ocultar algo, más grande se hace, llegando un momento en que su propio «peso» nos desborda, nos aplasta, nos aniquila.

Cuando sentimos que hemos llegado a ese estado es cuando no queda más remedio que afrontar lo que pasa, quizás por la incapacidad que nos genera el síntoma, sea como sea ha llegado el momento de «afrontar», y acudimos a un profesional y le pedimos que nos ayude a manejar la ansiedad.

Para mi la ansiedad tiene tantas caras como personas atiendo, tanto trajes como cuerpos veo, tantos síntomas como creativa es la mente, y lo bueno es que cada persona la puede abordar desde su propia individualidad, aunque algo que he ido viendo con el paso de los años como psicóloga, es que hay  elementos comunes a casi todas las situaciones que generan la petición de ayuda por ansiedad en mi consulta y es de lo que voy a ir hablando en los siguientes post.

Los «Básicos» de la Ansiedad.

Algo fácil de detectar, está relacionado directamente con el funcionamiento de nuestra mente, una parlanchina incansable que llega a agotarnos con su continúa anticipación. Nuestra mente genera pensamientos de manera continuada relacionados con un futuro incierto, normalmente un futuro que anticipamos de manera catastrófica.

De manera curiosa, casi detectivesca, trabajo con mis pacientes el «cazar pensamientos» y al poco de empezar a hacerlo, se repiten como el estribillo de una canción los » Y si…», dos palabras que preceden un pensamiento de futuro (normalmente de contenido negativo) que nos pone en un estado de alerta innecesario, donde por temor a que algo futuro ocurra, nos genera un estado de inquietud en el presente, que es cuando pensamos en ello.

Psicóloga Tenerife. Ansiedad Corporal.

Psicóloga Tenerife. Ansiedad Corporal.Ilustración Mai Medina.

Otro clásico de la ansiedad es el olvido del cuerpo, un maravilloso chivato que nos dice que es el momento de parar, de atender algo que nos ocurre, de observar en que estamos «forzando la máquina». De manera mecánica, casi sin prestar atención, sin ser conscientes  lo anestesiamos haciendo uso de cualquier fármaco para el dolor de cabeza, dolor de espalda…sin dar valor a la información que nos da.

Y no puede faltar como elemento común el estado de lucha que mantenemos ante situaciones cotidianas que nos desagradan, donde lejos de aceptar, nos esforzamos por forzar cambios aunque en ello se nos vaya la salud, exigiéndonos sin control, negándonos necesidades, emociones...

 

A primera vista, si nos comparamos con un coche al que le bajamos el volumen de sus ruidos, le apagamos las luces de advertencia de que algo está funcionando mal, le pedimos que vaya a 200 por hora  casi sin gasolina y sin haber  pasado la ITV, no es difícil comprender que llega un momento en el coche «explota». Pues lo mismo  nos pasa a nosotros, aunque en vez de dar vueltas de campana por la cuneta, quienes han padecido ansiedad saben perfectamente lo caótico que se siente su mundo  una persona cuando ese monstruo viene a verla, y lo cerca del precipicio que se está, con la sensación de que los frenos no van a responder…

Les invito a seguir leyendo los próximos post acerca de este tema, que tan común es, tanto hace sufrir, y tan cotidiano se ha hecho.

Me encanrtará leer sus opiniones, dudas o cualquier comentario que me quieran hacer.